Comercios y polígonos solicitan la revisión del Impuesto de Sucesiones

Los aragoneses son los que pagan más al recibir herencias tras la modificación de 2015. Las asociaciones de empresarios firman un convenio con Aragón Stop Sucesiones
Ante el “desconocimiento total” en la sociedad de la trascendencia que tienen los impuestos de Sucesiones y Donaciones y el de Plusvalías por Fallecimiento en Aragón, la Asociación de Comercio y Servicios de Huesca y la Federación de Polígonos Industriales de Huesca firmaron ayer un convenio con la asociación Aragón Stop Sucesiones para informar a los ciudadanos y sumarse a la reclamación de esta entidad para la revisión de uno de los gravámenes más elevados en España.

El acuerdo fue ratificado ayer por los presidentes de los comerciantes, Isabel Claver, y de la Federación de Polígonos, Ignacio Almudévar, su homólogo en Stop Sucesiones, Francisco Langa y su portavoz en Huesca, Pedro Camarero.

Además de la recogida de firmas que realizarán los comerciantes y empresarios interesados, a través de este acuerdo intercambiarán información, colaboraciones y formación en esta materia. Con ellos, apuntó Claver, quieren defender los “intereses económicos y sociales” de la provincia, evitar que las empresas tengan que “emigrar” por este tipo de impuestos y evitar esta “injusticia social”, añadió Almudévar. Ésta habló de empresarios “huidos” que optan por empadronarse en otras regiones, que se planteen dejar Aragón y dijo que no le “cuadraba” que la Comunidad no hubiera sido el destino “prioritario” de empresas catalanas.

Mencionó el presidente de los polígonos también otros impuestos que les afectan como el de Transmisiones Patrimoniales (un 8% sobre el valor de la venta), obligándoles a “pleitear” durante meses con la administración por el precio real o el Impuesto de Bienes Inmuebles, que genera que la “ciudad da lo que ese impuesto nos hace pagar a los empresarios”. “Hay que pagar impuestos pero -añadió- estos deben de ser bien gestionados” y la tendencia actual es la de bajada de impuestos a la actividad económica. Aunque Almudévar dijo que no era partidario de hacerlo de forma directa, sí que paralelamente debería “estimularse la formación, la innovación, la seguridad laboral, la conciliación, la responsabilidad social, la productividad…”. Y puso como ejemplo que las grandes empresas aportan sólo el 3 por ciento del impuesto de sociedades, cuando las pymes aportan el 25 por ciento, generando el 80 por ciento de riqueza del país.

A este respecto, el portavoz de Aragón Stop Sucesiones en Huesca señaló que están pendientes de la firma de acuerdos con asesorías y despachos de abogados para que los afectados por este impuesto “puedan ir a un buen profesional” en una primera consulta gratuita y beneficiarse de descuentos en el caso de que encarguen la gestión.

Aragón, recordaron los firmantes, es una de las Comunidades Autónomas que más pagan por este gravamen en España. Algo que Claver calificó de una “total injusticia” después del “esfuerzo de los padres y familiares por dejar a sus herederos un futuro mejor”, lo que termina “asfixiando” a los ciudadanos más allá de los tributos que ya se pagan. La presión fiscal que representan “hipoteca” a las familias trabajadoras y el futuro de sus hijos, además de suponer una “vulneración” de varios artículos de la Constitución que promueve la igualdad entre ciudadanos sin importar la región donde resida y el principio de solidaridad territorial.

Son conscientes desde este colectivo que “no se puede quitar este impuesto, dado que es una legislación estatal, pero en manos de las Comunidades Autónomas está la competencia de fijar los tipos de pagos y bonificaciones. Mientras no pueda modificarse la ley estatal, plantean una exención “suficientemente elevada” para que entre el 95 y 96 por ciento de los herederos no tengan que pagar.

A nivel regional mantienen encuentros con diferentes partidos para conocer cuál es su posicionamiento, y siguen recogiendo firmas -ya llevan 135.000- para respaldar su petición. Por el momento, recordaron, el Justicia de Aragón remitió una sugerencia al Gobierno de Aragón para que aumentara las bonificaciones y exenciones fiscales para que sea menos gravoso, y planteara al Gobierno central la modificación de la norma para garantizar idéntico tratamiento en todo el Estado.

Desde Ceos manifestaron la “preocupación” de los empresarios de la provincia por esta carga impositiva, y cuyo “desacuerdo total y frontal oposición” han manifestado continuamente en los foros y encuentros que mantienen con la administración.