La Federación de Polígonos llama a que el cuartel sea un «punto de inflexión»

 La Federación de Polígonos Industriales emplazó ayer a las instituciones a que la reapertura del Cuartel Sancho Ramírez suponga «un punto de inflexión» para la ciudad y que a esta noticia le sigan otras en muy diversos ámbitos, desde los equipamientos públicos hasta la instalación de empresas potentes en Huesca.

Ignacio Almudévar, presidente de la Federación, sostuvo que la reapertura del acuartelamiento no se puede limitar a la llegada en los próximos años de 700 personas, sino que las instituciones y la ciudad «deben aprovechar el tirón para poner a Huesca en otro tipo de ciudad, no la Huesqueta de siempre, y dar pasos» para ello.

El representante de las zonas industriales de la ciudad también llamó a que la reapertura de las instalaciones castrenses suponga asimismo un paso más en la vertebración del territorio.

Por otra parte, Ignacio Almudévar apuntó que el regreso del Ejército a la ciudad y los posibles avances en las cuestiones apuntadas deben ser un revulsivo para que la ciudad gane población tras unos años de caída demográfica.